Sal de frutas

Estoy algo empachada de darle tantas vueltas al granny gigante. Creo que tejo hasta en sueños. Y para aliviar esta sensación, no hay nada mejor que un buen vaso de sal de frutas.

Hace mucho, mucho tiempo (allá por los años 90-91 del siglo pasado…) mis comienzos solían ser labores de punto de cruz. Tenía mejor vista y más paciencia🙂

En una tienda, en Valencia, de interiorismo y decoración, El rincón de Cirilo,  encontré 4 maravillas. Habitualmente, solía comprar los esquemas y, aunque intentaba bordar con los colores sugeridos, siempre cambiaba alguno por aquello de darle “mi toque personal”. En esta ocasión no había más opción que comprar el set completo, esquemas, tela e hilos. Cuando llegué a casa y abrí los paquetes, me di cuenta de que con estas labores no había que cambiar nada de nada. Eran perfectas.

El set comprendía 4 trabajos de Hércules: una niña y un niño de inspiración victoriana y dos arbolitos, un manzano y un granado.

Esta pareja es uno de mis mejores tesoros, tanto es así que llevó dos décadas buscando el lugar ideal de mi casa para colocarlos.

 

Esta entrada fue publicada en Tesoros. Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a Sal de frutas

  1. monica dijo:

    que preciosidades en punto cruz,que nunca aprendi a hacer =(

  2. ggualu dijo:

    Estas labores yo las hice en punto de cruz, las dos

  3. MARIA dijo:

    amo el punto cruz ,pero nunca lo aprendi y es mi tarea pendiente.estan lindisimos,!ojala les hallas encontrado el lugar mas lindo de la casa para lucirlos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s