El Gran Bazar de la Mujer que busca Comienzos. Antara Celetna çarşı

La Mujer que busca Comienzos decidió darse un respiro para coger fuerzas ante la agobiante Navidad que se avecina y se  trasladó, con su imaginación, a su  Gran Bazar (Kapalıçarşı ), Antara Celetna çarşı.

                         Entró por una de sus 22 puertas y deambuló sin rumbo fijo.

Había conseguido un plano del Gran Bazar pero los sonidos, los olores y su precario sentido de la orientación hicieron que lo guardase y optó por entrar en el laberinto sin otra ayuda que la de sus pensamientos. Sabía que podría encontrar la salida cuando desease .

                                                   La imaginación hace milagros🙂

Liberada ya de ataduras físico-geográficas y de su gps de papel, después de saborear  un ardiente té (ella odia el té , pero como es un viaje imaginario hasta le gustó) se internó por una de las calles. Apenas había avanzado unos metros cuando  vio a una mujer que estaba ovillando una madeja de lana de un color imposible. A medida que se aproximaba a la mujer, el color de la madeja cambiaba. Pasó del coral al rojo más encendido. Dio otro paso y el rojo se convirtió en el ocre anaranjado del curry que con su aroma la envolvía desde que entró en el laberinto. Interrumpió su marcha y la madeja se transformó en una turquesa inmensa. Aquella desconocida seguía ovillando y la Mujer que busca Comienzos se quedó inmovil esperando otro cambio de color. Con la mirada fija en la turquesa, no se dio cuenta de que la mujer había desaparecido. Se aproximó a la madeja, la cogió entre sus manos y siguiendo el hilo como una Ariadna del siglo XXI, se adentró en un cubículo oscuro y caminó hacia una luz que parpadeaba al fondo del local (no sé por qué me he acordado de aquella frase cinematrográfica: ¡Caroline! ¡No vayas a la luz! ¡Ya están aquííí…!)

La luz, apenas del tamaño e intensidad del pábulo de una vela, se convirtió en la luminosidad  de un mediodía de finales de julio del Levante español, aunque sin el calor tórrido que suele acompañar a esas fechas ( la Mujer que Busca Comienzos está realizando un viaje imaginario y para sufrir no hubiese salido de su casa🙂 )

Cuando sus ojos se acostumbraron a aquella luminosidad, volvió a ver a la mujer que, situada delante de un túmulo y con los brazos extendidos (ahora recuerdo a aquellas azafatas de El Precio Justo; he de dejar de recordar) , se fue deslizando hacia un lateral, dejando al descubierto las maravillas de aquella cueva de Alí-Babá.

                                                             Momento sin palabras.

                                                          ¡Ah! ¡Oh! ¡Woooo!… (jejeje)

Cuando la Mujer que Busca Comienzos bajó del éxtasis que tal visión le había producido (bajó figuradamente porque como dirían algun@s: “Menudo cuelgue lleva esta mujer que se va a Estambul “teletransportándose”, vé visiones …” ) se sentó en un taburete que apareció a su lado y dejó que aquella desconocida le mostrase las maravillas más maravillosas del mundo crochetril (sin comentarios).

                                   Con un gesto de la mujer el túmulo quedó vacío.

                                 Y con un chasqueo de dedos comenzó la exhibición.

                                                     Desafío Le Monde de Sucrette

                                                                 Manta MiniTana

                                                               Manta MIX (bis)

                                                                          Ripple

                                                             Manta Hueco Zig Zag

                                                         La Manta de Mis Amigas

La Mujer que Busca Comienzos permanecía sentada. Por un instante desvió su mirada hacia aquella mujer desconocida. No conseguía ver su rostro, el movimiento de su jilbab esmeralda la hipnotizaba. Hasta que, segundo a segundo, comenzó a vislumbrar sus rasgos. Entonces la vio. Aquella desconocida era ella misma: la Mujer que Busca Comienzos. Y aquellos tesoros, desparramados en un simulado batiburrillo similar al que despliega un vendedor de alfombras, eran sus mantas.

                                                     Sus Mantas. Mis Mantas🙂

Un saludo muy afectuoso a todas mis amigas y hoy en especial a mis amigas de Turquía :)

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Esta entrada fue publicada en Tesoros. Guarda el enlace permanente.

26 respuestas a El Gran Bazar de la Mujer que busca Comienzos. Antara Celetna çarşı

  1. Que bello despliegue de colores!!

  2. qué preciosidades! No me extraña el cuelgue *-^.

  3. Me encantó la entrada de la mujer que busca comienzos, sabés a mi me pasa que siempre tengo que estar comenzando algo distinto, seremos almas gemelas? me gustan mucho tus “cuelgues” son muy creativos y entretenidos, te dejo un beso ♥l♥

    • No sólo de crochet vivimos las crochetblogueras🙂 A veces, es bueno cambiar el tono y escribir alguna historia basada en una de esas labores. A mí me divierte🙂
      Gracias por tu visita y tu comentario, Graciela xxx

  4. Sonia dijo:

    Me ha gustado la historia ( y mucho más los pensamientos entre paréntesis). Cuantas mantas!!!!!!!!!!!!!

  5. Marion dijo:

    Ohhh wow…a big colourful Beauty!!!! Absolutly great photos of all the beautys,
    send you many Greetings,
    Marion

  6. Laura dijo:

    Te puedo asegurar que mientras te leía, yo también veía el ovillo cambiar de color… cómo me ha gustado el viaje!!!! jaja.

    Pero más que un zoco… más que la cueva de Ali Babá… el viaje parecía hecho al paraíso de los esquimales, jajajaja, por la gran cantidad de mantas… jajajajaja.

    Lo cierto, es que son a cada cual más bonita, pero el super granny y la manta hueco son mis favoritas.

    Besos,

    Laura.

  7. Lina dijo:

    Que chulada tus cuelgues, tus mantas… todo… Vi tu respuesta tarde, la manta vuelve a estar en sus comienzos, pero voy a meterle el turbo.

  8. Cristina dijo:

    Esos viajes psicodélicos!!! Me apunto!!!! No me extraña que te transportes al mercado del color!!!! Esas mantas, me gustan, me gustan….¿Te he dicho ya que me gustan?. Pues eso.

  9. Morguix dijo:

    Si yo pillo ese bazar de mantas, seguro que me vuelvo todavía más loca de lo que me volví en el Gran Bazar, jejeje….
    Aunque sea de manera virtual, me ha encantado disfrutar de él.
    Había visto unos adornos navideños, pero han desaparecido…
    Un besote.

  10. Rosa dijo:

    jajaja que buena imaginación y eres una gran cuenta cuentos, lo sabías? estaba como una cría, leyendo ansiosa.
    Enhorabuena buena por tu retórica y por tus mantas. Todas preciosas.

  11. isa dijo:

    Leyendo tu relato,has conseguido que viviera la historia…es increible me he visto reflejada he visto como cambiaba de un color a otro la madeja, me ha encantado!! has pensado en escribir un libro porque eres buenisima y la exhibición de todas las mantas y colores ha sido un recorrido de alegre colorido y una fiesta para los ojos!! Te felicito por todo
    un beso!

  12. beberouge dijo:

    awesome crochet xx

  13. MARGARITA dijo:

    Felicitaciones por tu ingenio y creatividad!
    Viajé, sin proponérmelo, y quedé fascinada en el Bazar.
    Comparto tu amor por el crochet y el color.
    Saludos desde Uruguay. MARGARITA

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s