Cuento de Navidad. El Miniárbol vanidoso

                      La Navidad ha llegado a casa de la Mujer que busca Comienzos

              De todo corazón, os deseo una muy, muy, pero que muy Feliz Navidad🙂

MUY IMPORTANTE: para conseguir una perfecta lectura y visionado de este post, se recomienda seguir las siguientes instrucciones:

1. Tómate tu tiempo;  2. Haz click en todos los enlaces (todos), son la banda sonora; 3; Si te ha gustado, dímelo. Si no te ha gustado…también me lo puedes decir🙂

                                          Antara’s Crochet present (click here)

                                 Cuento de Navidad. El Miniárbol vanidoso

                                                             Starring: Miniárbol

With (in order of appearance): Jesusín, Camello, Pastores, Oveja Serafina, María, José, Reyes Magos

                                                      Screenplay by Antara Celetna

                                           Photographed by Antara Celetna  (sorry😦 )

                                                             Music by DJ Antara

                                               Interiors designed by Antara Celetna

                                    Cuento de Navidad. El Miniárbol vanidoso

                                   (close last link, click here and minimizes the window)

 

Erase una vez un Miniárbol de Navidad muy orgulloso y altanero pese a ser el artículo 24.871 de una serie de 40.000 miniarbolitos.

La mujer que busca Comienzos necesitaba un árbol de Navidad portatil, que ocupase poco espacio en sus maletas, para sus desplazamientos navideños. Lo encontró en una tienda de Barcelona (si quieren que se mencione su nombre … que paguen, nada de publicidad gratuita que la cosa está fatal, órdenes de producción). Eligió éste porque le resultó novedoso, por diseño y color, y tras su paso por caja, lo llevó a su casa.

                     Una vez en su hogar, montó el belen portatil y colocó el miniárbol.

 Su primera impresión fue mala, muy mala, (close last link and click here, minimizes the window) el conjunto no pegaba ni con cola. Daba igual dónde ubicase el miniárbol. Había hecho una compra poco acertada, pero allí lo dejó. Ya se ocuparía del asunto más tarde.

Miniárbol también se dio cuenta de que allí no encajaba. ¿Adónde lo habían llevado? Él, un miniárbol de diseño, allí estaba, en compañía de un belen de trapo. Pensó que tal vez la Mujer que busca Comienzos querría devolverlo , pero haría todo lo posible por no volver a la tienda. Se convertiría en la estrella del conjunto.

Y empezó a hacerse notar.

Le gustaba pavonearse ante María y José y alguna que otra vez jugaba con los reflejos del sol en sus ramas de metacrilato (close last link and click here, minimizes the window)

                      y los dirigía a los ojos de Jesusín para despertarlo.

Esta diversión duró poco ya que la madre del niño amenazó con arrinconarlo detrás del establo si volvía a incordiar al niño.

Miniárbol ya sufría bastante por culpa de un estúpido camello que, confundiéndolo con alguna de las palmeras de su oasis, se tumbaba bajo su sombra despidiendo aquel hedor tan espantoso. No quiso arriesgarse a más castigos ni sufrimientos.

Mientras pensaba cómo deshacerse del apestoso animal observó que había mucho movimiento en los alrededores del establo. (close last link and click here minimizes the window). Lllegaban pastores con sus rebaños de ovejas.

                         – ¡Oh, no! Más odoríferos animales, no – se lamentó Miniárbol.

La jefa del rebaño era la oveja Serafina. Cuando reunió y tranquilizó a todas sus compañeras, acudió rauda a saludar al camello que reposaba tranquilamente a la sombra de Miniárbol. Tenía que contarle importantes novedades.

Miniárbol, pese al malestar que le producía tener a su vera a los animales, aguzó el oído. Escuchó que hablaban de “reyes” y “magos” . Palabra aquí, palabra allá, dedujo de la conversación que esa noche iban a llegar  unos invitados muy importantes.

Miniárbol decidió actuar rápido. Lo primero y más importante era deshacerse de aquel camello y después estirarse mucho para, con la punta de su copa, pinchar a una de las nubes que pasaba por allí y así recibir una fina lluvia que lo dejase resplandeciente, limpio de polvo y olores desagradables. No sabía con certeza cuándo llegarían los ilustres visitantes, pero todo indicaba que sería esa misma noche. Sonrió con vanidad, sabedor de que bajo la luz  de la luna lucía mucho mejor.

Pero entonces ocurrió algo inesperado. Unas frías ráfagas de viento barrieron todo lo que encontraban a su paso.(close last link and click here, minimizes the window) La temperatura descendió bruscamente y al vanidoso Miniárbol empezaron a colgarle carámbanos de hielo. Se estaba helando. Notaba como su brillante color burdeos empezaba a transformarse en un apagado e insulso color marrón terroso.

Desesperado, lloraba y lloraba y sus lágrimas se convertían en estalactitas de hielo. Con tantos hipidos y llantos, uno de los carámbanos cayó encima de la joroba del camello. Este, sobresaltado, levantó su cabeza hacia Miniárbol y le increpó. Descubrió que  algo iba mal. No hizo falta que Miniárbol le contase el motivo de su amargura. El camello en realidad no era estúpido y enseguida se dio cuenta de lo que sucedía. Abandonó su cómodo descanso y trotó todo lo rápido que sus largas patas le permitían.

María estaba muy ocupada adecentando el establo a la vez que intentaba convencer a José para que se arreglase las barbas y se cambiase de manto.

Cuando vio llegar al camello acomodó a Jesusín en su cuna y se preparó para recibir malas noticias.

El camello se desplomó y con mucho esfuerzo relató a la mujer el grave problema de Miniárbol. María escuchó pacientemente el relato no sin dejar de pensar por qué la Mujer que busca Comienzos se había empeñado en endosarles un arbolito de diseño en vez de una simple rama de pino. Pero no quedaba tiempo para lamentos. Llamó a los pastores y les instó a buscar entre sus zurrones una cobija para el miniárbol. Entró en el establo y arrancó del pesebre todas las guirnaldas que tanto trabajo le había costado tejer. Con todo ello se dirigió hacia el lugar donde se encontraba  Miniárbol y subiendose a la joroba del camello, a modo de escalera, empezó a arroparlo.

                                 Miniárbol estaba abatido y se dejo hacer sin rechistar

                                   José ayudó a colocarle las guirnaldas como bufanda.

Miniárbol permanecía con los ojos cerrados, incapaz tan siquiera de lamentarse, pero el calor de la cobija, las amorosas palabras de ánimo de María y hasta el pestilente olor del camello le hicieron abrir un ojo y luego otro… (close last link and click here, minimizes the window)

Mientras tanto, la oveja Serafina empujó con su hocico la cuna de Jesusín fuera del establo. Le habían encomendado la función de niñera y no quería perderse nada. El buey y la mula, que no podían salir del establo, la animaron. Ellos también querían saber qué estaba pasando.

Los carámbanos se estaban derritiendo. El frío tan solo había quemado algunas puntas de sus ramas. Miniárbol empezó a erguirse. Notaba el calor. Y siguió irguiéndose más y más hasta que volvió a recobrar su apostura. Miniárbol comenzó a llorar de nuevo, pero esta vez eran lágrimas de alegría, tibias y dulces que no se helaban.

María volvió a  encaramarse a la joroba del camello y colocó un corazón en lo alto de  Miniárbol.

Ese corazón, lleno de calor y cariño, abrigaría a Miniárbol aunque viniese una glaciación.

 Ya todo estaba listo y en orden para recibir la llegada (close last LINK and click here, minimizes the window) de los ilustres invitados que, pese a lo que creía Miniárbol, demorarían su llegada unos días:

                 Sus Majestades los tres Reyes de Oriente, Melchor, Gaspar y Baltasar

Con tanto alboroto, se habían olvidado de Jesusín pero el niño, alentado por la oveja Serafina, estalló en llanto reclamando atención.

                                           Quería que le cambiasen los pañales🙂

                             (close last link and click here, minimizes the window)

FELIZ, FELIZ NAVIDAD🙂

Esta entrada fue publicada en Navidad. Guarda el enlace permanente.

23 respuestas a Cuento de Navidad. El Miniárbol vanidoso

  1. Fosca dijo:

    Exquisito!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!. Sister. Un beso.

  2. Muy entretenido tu post, amo a Calamaro y me gusta Cold Play, ahora en ese mar ni loca me gustaría ni cerquita jajjaja , muy relajante la música de los árboles y ya ni me acuerdo que m´pa ví pero los ví todossssssssssssss, te felicito por la entrada , por tu pesebre y por tu arbolito de crochet tan diferente y personalizado, un beso ♥

  3. quise decir que más ví, salió escrito cualquier cosa disculpame upssssssssssssss
    ♥♥♥

  4. Morguix dijo:

    Fantástica historia… Me he reído, y, ¿por qué no decirlo?, hasta me he emocionado con las penas del pobre Miniárbol.
    Pero el final sí que ha sido feliz. Ha quedado estupendo.
    Un besote. :))

  5. Lilliann dijo:

    la historia de Miniarbol, está muy divertida, yo ya había comentado con mi mamá que la mujer que busca comienzos, tiene una forma muy bonita de escribir.

    desgraciadamente no pude ver todos los videos, la GEMA no permite mostrarlos en Alemania😦 pero los dos que pude ver son muy lindos.

    “Feliz Navidad”

    Lilliann

    • De los videos, en realidad, lo que importa es la música porque acompaña al cuento. Lo realmente importante es el final feliz. Tratándose de un cuento de Navidad, así debía ser🙂
      Feliz Navidad, Lilliann
      xxx

  6. Sonia dijo:

    ¡¡¡¡¡Qué imaginación!!!!!!!!! FELIZ NAVIDAD!!!!!!!!!!!!!!!!

  7. anny dijo:

    genial la historia,hermoso el post.te deseo muy feliz navidad cargada de muchas bendiciones y un prospero año 2112
    beos anny

  8. que lindo arbolito tejido!
    felicidades!
    (la verdad: no leí la historia, sorri!!)

  9. Knitrageous dijo:

    Love your little decorated Christmas tree!!

  10. muy bueno, te felicito por el post y ya de paso por las cercanas fiestas. Besos

  11. Cristina dijo:

    Muy lindo y original saludo navideño !!!
    Muchas gracias y que tengas unas Feliz Navidad !!!

  12. Cori Namibia dijo:

    Una belleza el cuento de Miniárbol….me emocioné como una tonta al acompañarlo en sus desdichas y luego en su alegría, ha sido tan bonito y tan bonito ….. los videos muy bien escogidos, el de los Reyes Magos no me deja abrirlo da error, los demás geniales, y todo me ha gustado mucho mucho …. eres una artista no sólo con las manos sino en tu corazón que es donde reside el verdadero don de la creatividad, estoy feliz por haber podido acceder a ésta linda historia, un abrazo y unas felices fiestas para Miniárbol y para ti, Besos y gracias…por todo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s