No sin mi abanico

No sin mi abanico.

Podré salir a la calle sin pintarme la raya del ojo o sin esos tacones que llevo sufriendo dos semanas en casa para que se adapten, pero nunca, nunca y digo NUNCA, saldré sin mi abanico.

A veces, incluso salgo con dos 🙂

No importa que hiele o que los termómetros marquen 42º a la sombra. Sin abanico no salgo. Antes de cerrar la puerta de casa hago una última comprobación del interior de mi bolso: llaves, cartera, móvil, tres o cuatro objetos más que merecen una entrada para ellos solos y MI ABANICO.

Tengo unos cuantos (muchos). No me molesto en combinarlos con la ropa que llevo. Hay uno en cada bolso. Si algún día tengo un capricho especial meto otro. Más vale que sobren …

No los considero una colección. Una colección suele ser una cantidad ingente de objetos inútiles sobre un mismo tema (es el caso de mis vacas) pero estos abanicos se usan. Los uso yo única y exclusivamente.

¡ No los presto porque por mis abanicos MATO !

Nunca os prestaré ni un abanico ni un libro. Ahorraos la petición🙂

Esta obsesión palmitera (en mi pueblo un abanico es un palmito) viene desde mucho tiempo atrás. Mi primer abanico me lo regaló mi abuela paterna cuando yo tenía tres años. Cuando lo encuentre os lo enseño. Es el más viajero de todos. Ha recorrido toda España y parte del extranjero. Estará en alguna maleta. Necesita una pequeña restauración.  La baraja (el varillaje) es de nácar y las guardas (la primera y última varilla) están ligeramente deformadas. Anduvo perdido una temporada y cuando lo encontré había “dormido” mal. Pero tiene arreglo. En Aldaia -Valencia- hay magníficos artesanos que lo pondrán derecho.

El siguiente es el que más uso. Es inseparable de mi bolso-maleta. Son mi seña de identidad.

Este de claveles también está muy viajado. Sobre todo me gusta llevarlo de fiesta. Después de un bailoteo acalorado no hay mejor refresco. Aire acondicionado bueno, bonito, ecológico y barato. No hay que preocuparse por la subida de las tarifas eléctricas y además estiliza las muñecas.

Una recomendación: cambiad de mano a menudo.

Os preguntaréis a santo de qué o de quién (Santoral de hoy Pedro y Pablo) viene esta perorata ventorela. Un poquito de paciencia. Recojo los abanicos y vuelvo al redil 🙂

La mejor forma de cuidar y mantener en buen estado un abanico es usarlo, cuanto más mejor, y protegerlo con una buena funda para que no sufra roces. Habitualmente los guardo en una funda de cuero pero me apetecía cambiarles de abrigo así que me puse manos a la obra.

Algodón muy fino, un entredós también de algodón y gancho.

La semifinal de la Copa de Europa entre Alemania e Italia ha sido muy provechosa. No he hecho una funda, he hecho dos. ¿Imagináis lo qué podré hacer durante la final entre Italia y España? Todo sea por el fútbol🙂

 Funda Olé.

 Esta funda es para los abanicos más grandes

 No tiene ningún tipo de cierre porque la he tejido muy apretadita para que el abanico quede ajustado. Al ser todos los materiales de algodón 100%, es muy probable que ceda. Si eso ocurre ya pensaré una solución. No me gustaría tener que quitar el lazo de lunares. 

 Funda Daisy.

El botón margarita es el rey de la funda y ha sido la excusa perfecta para bautizarla.

No es porque las haya tejido yo pero… me encantan !!!

¿Ha merecido la pena soportar el rollazo del principio?

🙂

 

 

Esta entrada fue publicada en Ganchillo / Crochet, Tesoros y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

14 respuestas a No sin mi abanico

  1. Los abanicos son lo más, yo tampoco salgo sin uno, pero no tengo unos taaaan lindos como los tuyos!!! sí ya sé quedate tranquila, no voy a pedírtelo prestado jajjajaj
    la menopausia no viene sola, siempre va acompañada de algún abanico o no? jajjajajja

  2. Lina dijo:

    En el sur, los abanicos son unos imprescindibles que no deben de faltar en el bolso. Tengo una buena colección para combinar con la ropa.

    Me gustan tus funditas, sobre todo la que se abrocha con el botoncito. Muy aprovechado ese partido. xD.

  3. Miss Tejidos dijo:

    Los abanicos son preciosos, las fundas que les hiciste tambien

  4. Mary dijo:

    A mi también me vuelven loca los abanicos desde pequeñita y cuando empecé a utilizar bolso nunca faltaba dentro de el ayer mismo me ferié uno de madera en color chocolate en los chinos de turno marrón oscuro no tenía ninguno.
    Me han encantado las fundas quizá te copie la idea jejejeje
    Besitos

  5. Patricia dijo:

    A pesar de que mi país fue colonizados por españoles(italianos también ,pero no vienen al caso)lamantablemente no perduró la costumbre de usar abanico,pero yo como buena descendiente si lo uso,quizás no tanto como tú pero en los días de calor siempre lo tengo a mano.Solo tengo dos,uno regalo de mamá y otro también regalo pero puro español, (me lo trajeron de souvenir)y los amo.Bue me fuí….me gustaron mucho tus fundas,no se me habia ocurrido,pero es genial la idea….si me lo permites lo voy a poner entre mis wip…besotes

  6. cristina dijo:

    Hola!!!! Qué lindas las fundas de tus abanicos… yo no tengo costumbre de usar abanicos, pero tengo uno que era de mi mamá…me diste una gran idea, me das permiso para copiarla?..
    realmente creo que se protegerá perfectamente !
    Un fuerte abrazo

  7. helen dijo:

    Wow, son todos graciosos.. bravo Antara

  8. natalia dijo:

    hola… yo hoy estoy que medio mato a alguien… me destrozaron un abanico bueno el pais del abanico (la tela) y quería saber si sabes que tipo de tela llevan ya que no consigo el nombre de la misma para ver si lo puedo arreglar…😥

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s