Lanopatía

Hola. Me llamo Antara Celetna y soy LANÓpata (LANO de lana, dejemoslo claro)

Lo he hecho. He reconocido mi problema y he dado el primer paso para… ¡empeorar!🙂

Lana veo, lana quiero.

Todo indica que mi salud, física y mental, no se ha visto afectada por esta adicción, aunque vete tú a saber si yo ya venía así “de fábrica”. Pese a todo  presiento que ha habido un agravamiento, de ahí la necesidad de esta confesión.

En cuestiones tejeriles soy excesivamente compulsiva (y redundante:) ) pero  ahora resulta que esta compulsión se ha vuelto “exquisita”. Ya no me conformo con acaparar un buen surtido de colores para inventar mil y una combinaciones. Tampoco encuentro sosiego alternando lanas, algodones o incluso cuerdas. Me he vuelto marquista, con el peligro que eso conlleva, en especial para el bolsillo. Si además tienes buenas amigas que te ponen al tanto de las novedades… ¡benditas amigas! :)  Siempre he utilizado lanas de calidad media/alta aunque fuesen acrílicas. Tejer una manta con lana 100%, además de que me saldría más barato comprarme un bolso de megamarcaluxury (de esta otra adicción hablaremos proximamente), no resulta práctico a no ser que quieras experimentar con el afieltrado después del primer lavado.

 Aunque parezca contradictorio, también confieso que los bazares chinos casi llegaron a convertirse en un antro de perdición por ese afan desmedido de acumular materiales, pero ahí estuve alerta y frené a tiempo. Varias visitas al veterinario para curar una dermatitis de “origen desconocido” a la mascota de mi sister me abrieron los ojos (y casi las carnes viendo el sufrimiento del animalito). Con todo el trabajo, horas y cariño que dedicas a una labor, una mala lana puede echarlo todo a perder. Hacedme caso, no sirven ni para muestras.

Después de consultar con vari@s profesionales (tejedoras, por supuesto; el doctor bien lejos a ser posible) y comparar nuestra sintomatología, he llegado a la conclusión de que si no puedes luchar contra tu enemigo, únete a él o, lo que es lo mismo, selecciona de lo bueno lo mejor y huye de lo mediocre.

En previsión de que se cumpla la máxima “peor… es posible” he comenzado una terapia por mi cuenta y riesgo.

El primer paso ha sido emprender una limpieza general lanar. Salvo algunos restos con los que espero algún día terminar mi Manta del 5, el resto han sido debidamente ocultados fuera de mi alcance. Espero que tener que desplazarme 60km cada vez que “recaiga” sea suficiente impedimento para desistir del intento. Todavía no estoy preparada para deshacerme de ellas. Por ahora, alejarlas de mi alcance ha sido todo un logro  :) Poco a poco.

El segundo paso ha consistido en un cambio, temporal, de herramientas de trabajo. He vuelto a retomar las dos agujas. Aunque a simple vista pueda parecer una tontería, resulta dificultoso desplazarse con agujas, hay que llevar un buen surtido de tamaños, que miden 50cm de longitud. Este inconveniente espero solucionarlo pronto, en cuanto maneje con soltura las agujas circulares. Tejo usando el método axilar y me cuesta manejar esas agujas tan cortitas, el cable no ofrece la suficiente resistencia a la presión de… la axila. Ahora voy por ahí con mi particular baúl de la Piquer (la maleta de Antara), lleno de lanas y agujas.

El tercer paso no está siendo nada beneficioso. Mi intención terapeútica consistía en empezar una labor, en este caso un chal, y terminarla sin más distracciones.

Empezar y terminar… la misma labor… sin distracciones… yo… Imposible.

Empecé un Feather and Fan (dos agujas) que ya está casi terminado a falta del casi, empecé un Saroyan doble (dos agujas) al que le estoy cogiendo cierta tirria, también empecé un Citron (dos agujas) pero la lana es taaaan fina que me desesperaba pese a intuir que el resultado será preciosista. Tejer con dos agujas es tejer a otra velocidad. Mis ganchos llevan incorporados un piloto automático y mis dos agujas ni siquiera tienen un prototipo. Estaba desentrenada y, pese a que los calados son repetitivos, cuando empiezan a sobrarte o a faltarte puntos en la aguja… Y que no cunde, es que no cunde. Un chal con maroma de barco no es mi chal ideal.

Solución: de vuelta al gancho.

Pim pam pum y Crescent Moon terminado a falta de bloquearlo.

En la parte superior, la que roza el cuello, el original lleva unos picos que yo he omitido, no por terminar pronto sino porque me resultan molestos y una es delicadita (aunque no sea de Gandia)

No contenta con mis tres comienzos, a principios de Septiembre me incorporé al KAL de Al Abrigo para tejer su maravilloso Scabiosa y a estas alturas seguía buscando la lana . Un día me obsesionaba con una seda, otro día con una lace… así hasta que aterricé en Derecho y Revés, y después de unos momentos de desconcierto (hay taaaanto dónde elegir) gracias a Susi me decidí por esta preciosidad. Hubo dos intentos porque en la primera elección compré lana para medio chal. Valió la pena volver🙂

Quiero (quiero, quiero) empezar otro Crescent Moon y, cuándo consiga averiguar por dónde se empieza el Andrea’s Shawl, lo tejeré con esta lana:

Hay otra labor, planificada, que ya debería estar terminada. Tendré que volver a tomar medidas a la futura usuaria o acabará en el armario de Nenuca🙂 ¡Y no tengo lana!

La próxima semana, sí o sí.

Aquí doy por finalizada esta desgarradora confesión.

Ahora voy a preparar una próxima entrada para que veáis que, por más que quiera, ni las circunstancias ni mi entorno favorecen mi deshabituación.

¡Ay de ellos si la favoreciesen! 🙂

 

Esta entrada fue publicada en Ganchillo / Crochet, Wool, Work in progress y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

24 respuestas a Lanopatía

  1. MARI CARMEN dijo:

    Me identifico con todo lo que pusiste,está muy bien relatado,me encanta leerlo.Un besazo

  2. Arte Friki dijo:

    Me siento taaaaaan identificada con ésta confesión… Ainsss, no puedo contenerme con las lanas! Lana que me entra por ojo, lana que termina en mi bolso jajaja
    Y eso de empezar mil y unas cosas… La historia de mi vida xD

  3. MASganchiYO dijo:

    jajaja!!!! me ha encantado esta confesión! me has hecho pasar un rato divertido leyéndote, y me siento identificada contigo. Estoy haciendo una labor y la mente ya está pensando en otra, así que la empiezo también y luego voy a dos bandas, o tres si surge alguna otra historia por ahí. el otro día fui a una tienda con el 40% de descuento en lanas……imagínate como salí, a tope de lanas jejeje, y creo que volveré para aprovechar los descuentos!!!
    Yo hago ganchillo, sé calcetar pero muy poco, me pone de los nervios que la labor no avance o cuando se me escapa un punto…..me resulta más fácil ganchillar aunque hay patrones de labores a dos agujas realmente preciosos.
    Te felicito por tus trabajos, son todos una maravilla!
    Besos!

  4. Susi dijo:

    Magnífica radiografía de esta enfermedad que padecemos, jajajajaja!!! Ánimo, y no te cures, que es muy divertida…..

  5. TereValencia dijo:

    Aaaay, tú y yo debemos de ser gemelas separadas al nacer, aunque tú te quedaste con la vena ganchillera y yo con la tejedora. Pero igual que yo me he pasado al ganchillo y ahora soy ambidiestra, tú también tienes que pasarte al lado oscuro, vaya que sí. Y esas agujas circulares que se ven en el primer plano de tu foto… ¡Vade retro! Cómprate unas de Knit pro, Addi o unas de bambú con el cable transparente… y me lo agradecerás de por vida😀

    • Fuera agujas cutres, fuera. Mañana no porque es fiesta pero al siguiente día laborable compro las de luxe🙂
      Que conste que yo empecé en el lado oscuro y con el gancho allá por el Pleistoceno, luego me pasé al punto de cruz y con la crisis de los 40 retomé el gancho por aquello de rejuvenecer. Ahora que me acerco a los 50 … 🙂
      xxx

  6. AHHHHH SOY IGUAL ASIQUE SOMOS VARIAS BESITOS

  7. Pilar dijo:

    Me identifico con vosotras. Soy “ lana adicta”
    Besos para las laneras anónimas.
    Pilar

  8. anny dijo:

    que confesion, en mi casa ya casi en el cuarto no hay mas lugar para lanas, que adicción, pero es tarapia,,tejer
    besos
    anny

  9. Najma dijo:

    pues van a ser muchisimas socias, y tendrá que ser una S.A.
    me confieso también lanópata compulsiva ^-^
    feliz fin de semana

    • Pues S.A. Padeceremos un “mono” de campeonato hasta que reunamos el capital necesario para constituirla pero siempre podremos prestarnos algunos metros para ir pasando el mal trago🙂
      xxx

  10. Karen dijo:

    Me encanta leer tu post, es enriquecedor, creo que con cada expresión uno dice, ay!!!!!yo hago lo mismo, Escribes tan lindo que por supuesto estoy contigo 100% es difícil separse de las manualidades, es una adicción que necesita mucha terapia para dejarla, pero las recaídas son espantonsas.
    Besitos

  11. Thani dijo:

    Me declaro lanópata sin remedio de curación jajaja. Tengo la lana escondida por todos los rincones y cuando quiero empezar un proyecto “necesaria y obligatoriamente” he de comprar lana porque “casualmente” ninguna de las que tengo en casa se adapta lo suficientemente bien a ese proyecto. ¿no os pasa eso? Un beso

  12. silvi dijo:

    jajjaja, Hola Yo soy Silvi y también soy lanópata!!! jajjaja (cómo en las reuniones de alcohólicos anónimos) jajajajja. Y me encantaaaaaaa saberr que somos tantas!!
    Me siento muy identificada con el relato…mi mente va más rápido que mis agujas!
    Un beso a todas

  13. Laura dijo:

    De una lanópata a otra lanópata: no puedo estar más de acuerdo contigo en el tema de calidad de las lanas. Fuera acrílicos de los chinos!!!! porque mira que hay acrílicos y acrílicos… Eso sí, a medida que aumenta el % de lana del ovillo… mmm… más gustoso es de tejer… este verano me trajeron un ovillo de “La droguerie” (la tienda francesa), 100% alpaca y es una maravilla. El día que decida el patrón va a salir de ahí un chal espectacular.

    Eso sí: sigue probando con las agujas circulares porque el día que te acostumbres ya no querrás otras… y de paso entrarás en el maravilloso mundo de las agujas circulares con sus cables, materiales, tamaños… jajajajaja.

    Besos,

    Laura.

  14. Mary dijo:

    Bueno que quieres que te diga yo soy de este grupo desde hace un montón de tiempo desde los 15 años mas o menos y tengo taitantos jejejej desde bien chiquitita me he criado entre lanas pues mi madre ya era adicta a ellas y a las dos agujas yo empecé mis pinitos con dos agujas y ahora aqui me tienes tambien con los ganchos.
    Besitos

  15. Marion dijo:

    Thank you so much for your comment on my blog…I was very happy and thank you that I have found the wingspan on your blog.
    I wish you a sunny week and send you many greetings,
    Marion

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s